Suecia arde ante el Islam: El precio de la tolerancia

Desde septiembre de 2016, los medios de prestigio CNN, Fox News y Sharq al-Awsat (medio árabeparlante de mayor difusión a nivel mundial con sede en Londres) reportan reiteradamente que Suecia está siendo desestabilizada por la inmigración de refugiados musulmanes que en vez de seguir las leyes suecas, optan por seguir una ley mucho más importante para ellos que cualquier ley de los hombres: la Sharia.
Según estos medios, la Policía pide ayuda y solo es cuestión de tiempo para que el país necesite una intervención de sus fuerzas militares.

Para quien no resulte algo obvio:

El que hace las Leyes de un Estado, lo gobierna.

De migrantes y refugiados

En 1975, el Parlamento sueco decidió por unanimidad cambiar la Suecia homogénea en un país multicultural.
Para 2017, el comisionado de la Policía Nacional de Suecia, Dan Eliasson, habló para televisión nacional y pidió colaboración pues las fuerzas policiales del país ya no pueden ingresar en dichas áreas para sostener la ley europea.

¿Suena lógico? Sí.
La migración masiva a ciertas áreas de Suecia llevaba ya más de 40 años gestándose y siendo criticada para cuando comenzó la ridícula importación de Refugiados de la Guerra en Siria impulsada por la Unión Europea, entre cientos de guerras que ocurren todo el tiempo y que no son culpa, de hecho, de la Unión Europea.

Incluso, para quien no lo recuerde, el Reino Unido está abandonando muy criticadamente la Unión Europea (llamándolo Bréxit) por esta razón, a pesar incluso de toda la campaña mediática para conmover a los sectores liberales; que incluía a un niño muerto tirado en la playa y vestido con los colores de la Libertad.

Y es que los británicos se dieron cuenta de que la baja tasa de natalidad de la Europa progresista (divorcios, soltería, perrhijos, aborto, homosexualidad, feminazismo, etc.) es una especie de eugenesia intelectual: Si no tienes algún arraigo familiar o religioso, estás condenado a ser un progresista estéril.

Ahora quieren ser cruzados y templarios porque todo lo que hay en su pasado épico son peleas de campesinos y haber sido una colonia vikinga.
La religión bien arraigada vuelve las acciones épicas, y las acciones épicas son lo que motiva a las personas. Por eso en Europa la cultura decayó.

Esto no es un invento moderno. Precisamente por esa razón Constantino creó la Iglesia Católica como entidad política y familiar y no es coincidencia que haya durado hasta ahora 17 siglos.
Pero al igual que las religiones grecolatinas pasado el siglo III, hoy la Iglesia Católica cruza por un periodo de decadencia en Europa, dejando a sus habitantes desprotegidos ante, nuevamente, los musulmanes.

 

 Europa se encuentra otra vez ante la llegada de un torrente de personas con una sola cultura sólidamente arraigada, similar a lo que ocurrió en la Hispania medieval, cuando miles de migrantes árabes se instalaron sobre los restos de la provincia romana, y se quedaron a vivir ahí por 800 años aprovechándose de que los pobladores no recordaban quiénes eran y ya ni siquiera hablaban el mismo idioma.
Hoy tenemos el gusto de ver este mismo fenómeno gestándose en tiempo real en Suecia (y en toda Europa).

Zonas No-Go

El término Zona No-Go o No-Go Zones se refiere a aquellas áreas que los gobiernos locales no logran controlar. Proviene de no-go, (no-ir), que a su vez es una abreviación de “no government” (no gobierno).
Estas zonas existen en todo el mundo: pueblos, favelas, barrios o ciudades enteras que manteniendo su propio sistema educativo se guían por su propia Ley, misma que ellos hacen cumplir.

Según Sharq al-Awsat :

“El número de áreas denominadas “zonas de alta peligrosidad” por la aplicación de la sharia en Estocolmo ascendió a 62 en el primer semestre de 2017 respecto a las 55 censadas en diciembre de 2016”.

Dichas Zonas aumentaron no solo en cantidad, sino también en tamaño geográfico.

Las Zonas No-Go más peligrosas de la capital son ocupadas por grupos radicalizados de jóvenes encapuchados que han tomado el poder en las calles y están implantando su propia ley, que es la Ley del Islam, o Sharia. Las calles sólo son transitadas por ellos y por quienes ellos deciden. Cuelgan carteles que advierten “estás entrando en una zona controlada por la Sharia: reglas islámicas obligatorias”. En esas áreas la autoridad de la policía se ha desmoronado y todo empeoró desde principios de 2017: el índice de violaciones se ha disparado y en algunos sitios como Rinkeby se le prende fuego a coches a diario.

Las No-Go Zones son denominadas Utenforskap o “áreas excluidas” son consideradas prohibidas para los no musulmanes y se aconseja a los ciudadanos no transitar por ellas, y es que la única razón por la que aun no se ha producido un conflicto armado a gran escala en Estocolmo, es que el gobierna Sueco pretende ignorar la gravedad de la situación.

El discurso imperante en estas Zonas es controlado por imames que predican la Sharia a su manera, promoviendo también la violencia contra la mujer y los judíos, que no estaba en la Sharia original.

Según la revista Enlace Judío, de 81 judíos suecos 51 afirmaron que habían sido atacados por musulmanes, 25 por extremistas de izquierda, 5 por la extrema derecha, y ninguno por cristianos.

A continuación, un vídeo hecho por habitantes del distrito capitalino Rinkeby, en Estocolmo, tratando de justificar la existencia de encapuchados y mostrando calles y plazas vacías. Uno de ellos claramente es migrante.
Rinkeby comenzó a llenarse de migrantes de Bosnia (Europa Occidental) y Somalia (África Oriental) desde 1989 y para mediados de los 90 ya era un distrito marginado con una población de más de dos terceras partes de migrantes.

Violaciones

Según varios analistas, existe en Suecia una cultura de silencio promovida por el creciente Partido Verde y su dirigente Mehmet Kaplan, logrando que cualquier crítica al Islam sea calificada de racista o islamófoba.
En lengua latina no ha sido distinto. Casi todos los artículos existentes sobre el tema son la traducción de un artículo publicado por el diario argentino Infobae que hizo una compilación de datos de los tres medios publicados al principio de este artículo, de los cuales sólo Sharq al-Awsat ha dado una cobertura total. ¿Por qué?
Del mismo que pasó hace dos siglos con el Imperio Español siendo infiltrado por “ideas modernas” de liberales y cayendo a ser las repúblicas subdesarrolladas y oligárquicas al servicio de anglosajones que son actualmente, la Unión Europea completa se ha dejado envenenar por la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (o como los europeos les llaman: progres) que al igual que los gobiernos latinos del último siglo, sólo se ha dedicado a desmantelar desde adentro toda la base cultural del país para ganar dinero e inversiones qué heredar a sus hijos mientras los demás se mueren.

Un conjunto de fenómenos sociales son apreciables para los cratólogos de la próxima década y merecen estudio para que esto no suceda en nuestro continente.
A continuación menciono cinco:

  1. La eugenesia en Europa.
  2. El nacimiento de una serie de Estados Islámicos en Europa.
  3. El inoportuno Bréxit y la inoportuna reacción de ultraderechistas británicos que demasiado tarde o demasiado pronto se han dado cuenta de que tienen un caballo de troya esperando al crepúsculo para salir; en su caso protagonizado por árabes, índicos, latinos y judíos. Veremos el desenlace particular de ese movimiento.
  4. La decadencia de la centenaria (ja) cultura Europea, donde ya no existen dioses ni familias ni aspiraciones nacionales o espirituales, que se traduce como la apatía colectiva y la debilidad cultural; donde es caldo de cultivo para el exterminio por parte de una cultura más sólida.
  5. La apenas naciente islamofobia, y la fobia a tener una fobia, cuyo estigma es suficiente para preferir la extinción de toda una herencia cultura. Hoy son los vikingos los que se ponen maquillaje y comparten baño antes de luchar contra un musulmán. Donde campañas, cruzadas y afrentas se volvieron sólo veladoras y hashtags de #prayfor… ateos.

¿Algo qué decir?

Sobre el autor

Jóhanna Clausen
Jóhanna Clausen
Maestra de Alquimia, estudiante de Ingeniería Química, exboxeadora, tectumcultora y traceuse; les gusta leer moneros, comer más picante del que soporta y aprovechar las oportunidades que brotan durante las crisis.

Detesta escuchar que ubiquen mal el acento de su nombre.