¿Se fue por allá la mosca gorda?

Mosca Gorda
Para encontrar a esa mosca para no verla jamás.

 

María escucha zumbidos y ve una mosca que se pasea.

Entre el aire caluroso dice ver algo que la molesta.

La mosca no se queda quieta, porque hace mucho calor.
María necesita ayuda y pide ayuda de quien la quiera.

Para encontrar a esa mosca para no verla jamás.
-¡¡¡¿Alguien ve a la mosca gorda?!!!…¿¿la ven?? ¡Sal mosca gorda!

A sólo un cuarto de lejos se te ocurre preguntar:

-María, ¿Por qué le hablas a una mosca?

-Es que es una mosca gorda que anda volando,

que está bien gorda y bien molesta al zumbar.

(Cambio de narrador)

Los humanos siguieron hablando en su lengua que parece que cantan.

La mosca, que entiende muy bien su lengua, se fue. Llorando. A buscar otra luz. Porque en donde estaba le dijeron gorda…Manchados sin corazón.

Y la noche afuera era fresca y se olía el perfume de algún Jazmín.

Y cada vez más lejos la lengua humana que se escuchaba:

-¿Ya no vieron a la mosca gorda?

(De vuelta al narrador original)

Y lo chido es que ya jamás volvieron a saber de esa pinche mosca porque hasta las moscas flacas son bien fastidiosas.

-El Conejo Malo

¿Algo qué decir?

Sobre el autor

El Conejo Pescador
Estudia en la Facultad de Ingeniería UNAM.
Le gustan la música y las plantas.
Vive por y para Dios.

Deja un comentario