Las 3 calidades básicas en la marihuana

Las 3 calidades básicas en la marihuana
Calidades básicas en la marihuana

Ya sea que quieran venderte gato por liebre en la narcotiendita de la esquina o que simplemente quieras dejarte de sentir como póser frente a tus amigos “buena onda”; debes de saber que todas las marihuanas “ponen”, pero su calidad será el factor decisivo en tu experiencia al consumirlas.
Así que ¿Cómo diferenciar la marihuana de buena calidad de la de mala calidad?

Aquí vienen las tres características más generales en las calidades de marihuana que podemos encontrar en países latinos para la próxima vez que escuchemos: “Es esconk”.

 

Comprimida: Baja Calidad

Tabique de marihuana.
Tabique de marihuana.

El tipo de marihuana que fuman los pordioseros, los adolescentes, los mirreyes y los pósers.
También conocida como el “tabicazo”, “prensada” “comprimida” o “panteonera” suele ser el cannabis más accesible, barato y dañino que se puede consumir para una implacentera experiencia. Suele estar tieso, provocarte algunos tosidos y carecer, en el mejor de los casos, de cualquier tipo de aroma.

Tu marihuana es de mala calidad si:

  • Está demasiado seca y tiesa. O al contrario: húmeda, infumable.
  • Se desmorona, creando el “guarumo” (migajas de marihuana).
  • Tiene color café o negruzco.
  • Está aplastada o comprimida.
  • Demasiado ligera cuando está molida.
  • No se logran apreciar los tricomas (cristales o polvo blanco ligero que recubre la marihuana).
  • No se aprecia la forma del cogollo.
  • Raspa la garganta al ser fumada.
  • Contiene moho o mildiu (manchas blancas).
  • Tiene pelo de animales o personas.
  • Tiene un aroma muy débil; o huele a algún tipo de solvente.
  • Sabe mal.

La marihuana es comprimida en tabiques por las empresas ilegales de narcóticos (cárteles) para ser transportada y almacenada como solemos ver en los noticieros: paquetes en forma de ladrillos envueltos en cinta y transportados en grandes cantidades.

Es el tipo de marihuana que encontrarás en una narcotiendita (o en un narcopunto de mayoreo). Debido a esto, a menudo es un producto viejo e inapropiadamente curado y secado.

La marihuana debe secarse de una manera particular para transformar el ácido tetrahidrocannabinólico (THCA) en el famoso cannabinoide psicoactivo Δ9-THC.
Al curarse y tratarse inadecuadamente, el THCA se convertirá en cannabinol (CBN): también psicoactivo pero mucho menos potente.

Adicional a su estado de descomposición; esta marihuana suele estar comprimida con tierra, insectos, basura, cabello, hongos y otros componentes indeseables, además de adulterantes químicos y físicos, para aumentar el peso, reducir olor y descomposición, secar más pronto o mantener su color y forma a pesar del maltrato.

Cogollos: Calidad Media

El cannabis de calidad media es la hierba que deben buscar los consumidores promedio.
Se distingue la forma natural del vástago (cogollo) y se mantiene mucha de la frescura debido a un correcto proceso de curación.

Aquí hay algunas características del cannabis de calidad media:

  • Algunas veces seco y otras un poco húmedo, pero conservando su forma y fescura.
  • Se desgaja en pequeños brotes, levemente redondeados (cogollos).
  • Verde.
  • Su volumen no varía mucho cuando se muele.
  • Una ligera cobertura de cristalino polvo blanco (tricomas)
  • Suave y fácil de deshacer. Te deja tricomas y clorofila (color verde) en los dedos,
  • Ligero al ser fumado.
  • Tiene un fuerte aroma a hierba; difícil de ocultar a pesar de la bolsa.
  • Sabe un poco dulce: típico sabor de la marihuana.

La marihuana de calidad media generalmente es cultivada por invernaderos particulares de personas vendiendo su excedente o ahorrando para empezar a cultivar marihuana de alta calidad; por lo que serán cultivos de cepas híbridas (como casi la totalidad de las marihuanas del mercado) cuyo historial ancestral es irrastreable, volviéndolas buena marihuana que dependerá mucho de los cuidados durante y después del cultivo.

Es el tipo de marihuana que encontrarás si le compras a microproductores particulares (o en un narcopunto de mayoreo).

Esta marihuana se mantiene generalmente a precios accesibles para quien hace de fumar su hábito; llegando a contener entre un 7% y un 13% de Δ9-TCH.
La marihuana que fumaban nuestros abuelos tenía de un 4% a un 6%.

Cepas: Alta Calidad

La marihuana de alta calidad es el logro supremo en el mundo cannábico y se les llama por el nombre propio de cada cepa o semilla.
Desde los años 70 se ha retomado la antigua costumbre de seleccionar artificialmente las viejas razas de marihuana y someterlas durante toda su vida a distintos excesos o carencias, llevándolas a contener aquello que el hombre necesita de ella: altos niveles de CBD para los enfermos o altos niveles de Δ9-THC para los viajes.
El promedio de Δ9-TCH contenido en estas cepas va de 13% en adelante; pero las de mayor consumo se colocan por encima del 18%.

Algunas características del cannabis de alta calidad son:

  • Los mejores cultivos se reservan para cepas superiores, seleccionadas por generaciones.
  • Frescura (entre 62% y 65% de humedad) y mucho cuidado. Casi siempre hidropónica.
  • Fácil de desgajar, pero levemente pegajoso por las resinas.
  • Gran variedad de colores que van desde verde hasta morado, anaranjado, amarillo, rosa, negro, azul, blanco o rojo.
  • Densos, esponjosos y suaves cogollos.
  • Su volumen no varía cuando se muele.
  • Densa cobertura de tricomas.
  • Pequeños brotes, levemente redondeados.
  • Ligero al ser fumado.
  • Tiene un muy fuerte, dulce y agradable aroma a hierba.
  • Las sabores varían de acuerdo a la cepa.
 Los niveles de terpenos en el cannabis de alta calidad son asombrosos, volviéndolo extremadamente aromático y delicioso en aroma y sabor. En la escena contemporanea; las cepas conocidas como “Girl Scout Cookies” (Galletas de exploradora) y “OG Kush” (en honor al maciso montañoso Hindú Hush ubicado entre Pakistán y Afganistán) y sus derivados son las mejores representantes de esta experiencia y de esta calidad, con deliciosos sabores y aromas.

Es el tipo de marihuana que encontrarás si le compras a microproductores particulares especializados (o en un narcopunto de mayoreo).

Desafortunadamente deberás pagar altos precios por estas cepas, pues se cotizan hasta en 15 dólares por gramo.

Lo más recomendable antes de que la legalización sea una realidad y nos veamos invadidos por productos extranjeros, es conseguir vía internet alguna semilla y comenzar a cultivar nuestras propias cepas.

 

 

¿Algo qué decir?

Sobre el autor

Viridiana Huerta
Viridiana Huerta
Chef y psiconauta nacida en la Ciudad de México.
Ha viajado de norte a sur recuperando las experiencias místicas y culinarias que alimentan a quien ama la cultura.

Su mayor satisfacción es contemplar gotas de leche disolverse en una taza de café.