La farsa del EZLN: Indios como carne de cañón

Resultado de imagen para ezln estrellaEl Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es un Partido Político que surgió en enero de 1994, cuando se apoderó mediante las armas de varias regiones del Estado de Chiapas, declarándole la guerra al entonces presidente Carlos Salinas de Gortari y enfrentándose por 12 días al Ejercito Mexicano hasta ser derrotado; sólo para iniciar un largo proceso político que encontrará el clímax en su candidata para la presidencia mexicana el próximo 2018.

“[…] Desde las 11 de la noche de este 31 de diciembre, grupos de aproximadamente 400 indígenas ataviados con ropa de color militar llegaron a las poblaciones de San Cristóbal, Las Margaritas y Ocosingo. En los tres sitios tomaron con violencia las presidencias municipales. Hubo incendios y quema de archivos en agencias del Ministerio Público así como varias instalaciones de los gobiernos municipales.”

Llamada telefónica del periodista
Juan Sebastián Solís al canal “Eco” de Televisa
01 de enero de 1994

1 de enero de 1994

El 1 de enero de 1994 México amaneció ante dos fenómenos icónicos en la Historia Republicana, que sólo serían una probada de lo que ese año iba a traer para las décadas venideras: En las primeras horas del año nuevo un grupo de indios encapuchados se había apoderado por las armas y sin declaración previa de cuatro cabeceras municipales en Chiapas: San Cristóbal de Las Casas, Altamirano, Ocosingo y Las Margaritas. En el último habían tomado prisionero a Absalón Castellanos, gobernador de Chiapas entre 1982 y 1988.

Simultáneamente entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): una cruel y súbita patada con la que el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari lanzaba a la indefensa economía mexicana hacia las fauces de la modernización mundializada.

Con una estrategia mediática claramente establecida, los rebeldes de Chiapas tomaron las estaciones de radio de las poblaciones ocupadas, que sirvieron para atraer la atención pública y encaminar las primeras opiniones sobre el grupo.

Desde San Cristóbal de las Casas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) emitió la Declaración de la Selva Lacandona para dejar en claro sus intenciones iniciales:

Habían tenido que llegar a la violencia, decían, después de  probar todas las alternativas (que no mencionaban) para poder gozar los privilegios de la propiedad privada y la modernización que específicamente Carlos Salinas de Gortari, su Partido (el histórico Partido de la Revolución) y la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) les habían robado. Se cita:

“[…] Esto es RadioZapata: la voz oficial del frente suroriental del EZLN: Ejercito Zapatista de Liberación Nacional.
Compañeros, en estos momentos vamos a dar a conocer al Pueblo de México la declaración de guerra que explica los motivos de nuestra lucha:

Declaración de la Selva Lacandona

Hoy decimos “¡basta!” al pueblo de México.
Hermanos mexicanos, s
omos producto de 500 años de luchas:
Primero contra la esclavitud, en la guerra de Independencia contra España encabezada por los insurgentes, después por evitar ser absorbidos por el expansionismo norteamericano, luego por promulgar nuestra Constitución y expulsar al Imperio Francés de nuestro suelo, después la dictadura porfirista nos negó la aplicación justa de leyes de Reforma y el pueblo se rebeló formando sus propios líderes, surgieron Villa y Zapata, hombres pobres como nosotros a los que se nos ha negado la preparación más elemental para así poder utilizarnos como carne de cañón y saquear las riquezas de nuestra Patria, sin importarles que estemos muriendo de hambre y enfermedades curables, sin importarles que no tengamos nada, absolutamente nada, ni un techo digno, ni tierra, ni trabajo, ni salud, ni alimentación, ni educación, sin tener derecho a elegir libre y democráticamente a nuestras autoridades, sin independencia de los extranjeros, sin paz para nosotros y nuestros hijos.

Pero nosotros hoy decimos ¡basta!, somos los herederos de los verdaderos forjadores de nuestra nacionalidad, los desposeídos. Somos millones y llamamos a todos nuestros hermanos a que se sumen a este llamado como el único camino para no morir de hambre ante la ambición insaciable de una dictadura de más de 70 años encabezada por una camarilla de traidores que representan a los grupos más conservadores y vendepatrias.

Son los mismos que se opusieron a Hidalgo y a Morelos, los que traicionaron a Vicente Guerrero, son los mismos que vendieron más de la mitad de nuestro suelo al extranjero invasor, son los mismos que trajeron un príncipe europeo a gobernarnos, son los mismos que formaron la dictadura de los científicos porfiristas, son los mismos que se opusieron a la Expropiación Petrolera, son los mismos que masacraron a los trabajadores ferrocarrileros en 1958 y a los estudiantes en 1968, son los mismos que hoy nos quitan todo, absolutamente todo.

Para evitarlo y como nuestra última esperanza, después de haber intentado todo por poner en práctica la legalidad basada en nuestra Carta Magna, recurrimos a ella: nuestra Constitución, para aplicar el Artículo 39 Constitucional que a la letra dice:
«La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo el poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene, en todo tiempo, el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.»
Por tanto, en apego a nuestra Constitución, emitimos la presente declaración de guerra al Ejército Federal Mexicano, pilar básico de la dictadura que padecemos, monopolizada por el partido en el poder y encabezada por el ejecutivo federal que hoy detenta su jefe máximo e ilegítimo, Carlos Salinas de Gortari.[…]

Nosotros, hombres y mujeres íntegros y libres, estamos conscientes de que la guerra que declaramos es una medida última pero justa. Los dictadores están aplicando una guerra genocida no declarada contra nuestros pueblos desde hace muchos años, por lo que pedimos tu participación decidida y apoyando este plan del pueblo mexicano que lucha por techo, tierra, trabajo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia y paz. Declaramos que no dejaremos de pelear hasta lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo formando un gobierno de nuestro país libre y democrático.”

“Historia de México” by PRI

La Declaración de la Selva Lacandona fue leída en directo por uno de los miembros insurgentes, que  dejaba claro su poco dominio del idioma latino. De igual manera un dirigente que fue entrevistado por Televisa en la noche parecía no tener idea de su razón para estar ahí (“Nosotros decidimos hacer un movimiento que valga la pena y que se vea la necesidad del pueblo…que tiene que… tomar otra línea para que…a ver si así…se les hace caso”).

La Declaración de la Selva Lacandona, en cambio, está  escrita por alguien con estudios (aunque según la misma Declaración, las comunidades indias carecían de estos) sin embargo su recuento histórico esta lleno de omisiones como la Guerra Cristera y sus 250,000 muertos; el importante desalojo y desplazamiento de cientos de comunidades de indios hacia el sur del país por parte de la administración de Porfirio Díaz a finales del siglo XIX;  el Asalto al Cuartel Madera en 1965 o la guerrilla de Lucio Cabañas y el Partido de los Pobres en Guerrero iniciada en 1967.
Todas las anteriores son, para los indios, más importantes que la represión a los ferrocarrileros de 1958 que sí se menciona.

La única facción política que históricamente podría ser llamada vendepatrias han sido los llamados Liberales; y específicamente el presidente Manuel de la Peña y Peña al ceder 2,378,539 Km2 del territorio nacional a EEUU en 1848 o Benito Juárez al ofrecerles el libre tránsito, libre comercio y sumisión militar mediante el fallido Tratado McLane-Ocampo en 1859.

El resto de los Liberales son traidores, pero De la Peña o Juárez son las peores ratas de la Historia Nacional.

Pero no todas las historias son la misma y en este caso, la Declaración hace obvia exaltación de la falsa historia escrita por los priistas durante el Cardenismo. A saber:

  • Vicente Guerrero dio un golpe de estado al perder las elecciones federales y por eso fue asesinado.
  • El “principe extranjero” fue fusilado irónicamente, por apoyar a los indios; cosa que nunca hizo Juárez quien creía que por vivir acomplejado y despreciar el lugar de donde venía, le agradaría a sus gringos superiores.
  • La expropiación petrolera es un logro que en su momento desalojó a muchos campesinos indios que rentaban sus tierras para la extracción; y posteriormente nos dejó PEMEX, la conocida Arca del gobierno.

La idea de omitir eventos fundamentales en la Historia del pueblo mexicano que ningún luchador social podría olvidar, era cuidar la reputación de la sección “liberal” del gobierno (misma que, de hecho, se convirtió en el PRI). ¿Por qué? Bueno, básicamente porque

El Ejército Zapatista es de Liberalización Nacional, e incluso ostenta en su bandera una Estrella Liberal.

Año electoral

Exigían la destitución del presidente ilegítimo en su último año de gobierno, insinuando así que existía un presidente legítimo; dato relevante pues durante 5 años se había alegado un fraude electoral cometido al candidato Cuauhtémoc Cárdenas (Hijo del Expresidente Cárdenas), mismo que se estaba repostulando para la presidencia ese año.

Además de absolver al resto de los lastres gubernamentales: Toda esta guerra era (según la Declaración) únicamente contra un individuo, al que sólo le quedaban once meses en el cargo y que  acababa de activar la primera política que los benefició en setenta años, aunque ellos se negaran a admitirlo.

Para el EZLN ese 1 de enero coincidía más con el inicio de un año electoral que con el del TLCAN, principalmente porque la Declaración de la Selva Lacandona no menciona nada sobre macroeconomía; y porque en comunidades donde la mayoría de las muertes suceden (en palabras del mismo Marcos)  “por diarreas y enfermedades digestivas” resulta difícil imaginar que alguien gaste sus escasos recursos en una AK-47, uniformes o pasamontañas para defender al sistema socialistoide que los mantuvo así; eso sin tomar en cuenta la alimentación de las tropas, el levantamiento de campamentos, la intercomunicación o el uso de vehículos.

Marcos: el Mercenario 

Ese 1 de enero, el único miembro del EZLN que poseía rasgos mestizos era su líder: El autodenominado Subcomandante Marcos: letrado, culto, barbado, robusto en comparación al resto y a menudo complementando sus declaraciones con ejemplos históricos internacionales.

Claramente un extranjero de Chiapas había armado y adoctrinado a numerosos grupos indígenas a cuyos líderes locales llamaban “comandantes” y aprovechando sus carestías e ingenuidad estaba enviando a una muerte segura.
Organizar a un grupo de paramilitares cuesta mucho dinero, sin importar su naturaleza. Alguien muy rico había financiado el golpe zapatista.

Años más tarde, Marcos declararía haber estudiado en la UNAM, ubicada a 800 kilómetros de Chiapas.

 

El  tamaño de sus filas, como siempre, varió entre los medios de comunicación, pero algo es seguro: No se habían organizado de la noche a la mañana. ¿Quién  pagó? Esta pregunta la evadió en un comunicado la cabeza del movimiento, el Comite Clandestino Revolucionario Indígena (CCRI) respondiendo el 10 de julio de ese año:

“el principal apoyo que recibió y recibe el EZLN viene de la política neoliberal del mal gobierno.”

Y es tan cínico y obvio, como absurdo es sublevarse contra el libre comercio internacional exigiendo sus beneficios, usando armas importadas ilegalmente, sin propuesta alguna y esperando que el resto del país se les adhiera.

Semejante nivel de ingenuidad era razonable sólo al observar que la mayor parte de las tropas eran  indios y portaban rifles de palo o machetes, sin máscara, ni la mínima disciplina militar. Un ejercito de broma. Sin convicción e ignorante de que fue el viejo Cardenismo y no el antagónico y reciente Salinismo, lo que los sumió en la situación que los hizo levantarse en armas aquella madrugada.

La minoría: líderes con pasamontañas portando armas de alto poder y, evidentemente, sólo uno de ellos capaz de redactar la Declaración de la Selva Lacandona. Si había más líderes letrados permanecieron ocultos todo el tiempo. El CCRI estaba conformado, según lo que mostraron en sus primeras entrevistas y en su conferencia “Catedral de la Paz”, sólo por personas que poseían notorios rasgos indios y que difícilmente hablaban latino, con la excepción de uno de ellos: Marcos.

Es imposible que alguien capaz de entender e interesarse por una invasión neoliberal desconozca la capacidad de la SEDENA contra campesinos sin doctrina.
Es imposible que Marcos no supiera lo que estaba a punto de pasar.


“No a los Violentos” 

“Desde que en los años 70 fue acabado el intento guerrillero encabezado por Lucio Cabañas, en Guerrero, el país no asistía a un brote de violencia rural como el que comprende desde ayer al estado de Chiapas. […] Cualquier violencia contra el Estado de Derecho, venga de donde viniere, tiene que ser en principio algo para condenar. Pero si quienes encabezan el alzamiento chiapaneco se proponen, entre diversos objetivos, la remoción del Presidente de la República, vencer al Ejército mexicano y avanzar triunfalmente hacia esta capital, ya no se sabe dónde empieza el mito milenarista, dónde el delirio y dónde la provocación política calculada y deliberada.
Sin que conozcamos todavía quiénes componen la avanzada ideológica y militar del grupo, es evidente que sus miembros se han incrustado en las comunidades indígenas y enarbolan un lenguaje no sólo condenable por encarnar sin matices la violencia, sino porque sus propósitos son irracionales. Y la irracionalidad le hace enorme daño a las colectividades, a las naciones y a los pueblos.” […]El Gobierno respondió con toda la fuerza del Estado.
El 2 de enero Carlos Salinas de Gortari le pidió al candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, que no iniciara su campaña hasta que la guerra estuviera solucionada, y también que evitara hacer proselitismo en Chiapas.

Diario La Jornada, 02 de enero de 1994

¿Cómo nació el mito?

Los medios de comunicación masiva no tardaron en condenar la guerrilla y la sociedad condenó al EZLN. Pero por azares del destino esa postura no duró mucho:

La mañana del 3 de enero un enviado reportó que el suyo “fue el único medio de comunicación que estuvo presente durante el bombardeo” y aunque el 4 de enero la SEDENA ya había recuperado el control total de las cabeceras municipales que el EZLN había tomado, el daño estaba hecho:

un proyectil explosivo había caído cerca de un grupo de la prensa internacional y ahora todos los medios de comunicación se solidarizaban para condenar las medidas brutales que estaba tomando en Chiapas la SEDENA.

La sociedad entonces condenó al Gobierno Federal (que obviamente negaba los bombardeos). Todo estaba perdido. De nada sirve matar al enemigo si eso le genera más simpatías.

El Partido Oficial

El 6 de enero, Carlos Salinas de Gortari, en un intento por recuperar la aprobación pública, se excusó en un mensaje televisado:

“[…] No se trata de un alzamiento indígena, sino de la participación de indígenas, varios de ellos en circunstancia de necesidad, otros prácticamente llevados por la leva, coordinados por este grupo armado […]”

También los acusó de ser financiados por extranjeros y ofreció amnistía general a todos los partícipes de “los actos violentos en Chiapas”.

El 10 de enero, Manuel Camacho Solís, exregente de la Cuidad de México y precandidato perdedor PRIista, fue nombrado Comisionado para la paz y la Reconciliación en Chiapas, lo que lo hizo brillar ante los medios de comunicación. Ese mismo día, en Huejutla, Hidalgo, Luis Donaldo Colosio, candidato PRIista inició su campaña, pero eso a nadie le importó.

Fin de la guerra

El 12 de enero, Carlos Salinas ordenó a la SEDENA un alto al fuego en Chiapas.
A partir de entonces, todas las masacres contra el EZLN serían alevosas y extraoficiales.
La Guerra Zapatista había terminado.

73 “soldados” muertos entre ambos bandos y 72 civiles asesinados por la SEDENA para agregar teatralidad, fueron suficientes para demostrar en doce días que el EZLN no tenía la capacidad de cumplir ninguna de sus metas a través de las armas.
Su  logro, en cambio, había sido el acaparamiento mediático alcanzado por su excéntrica aparición y no por su capacidad militar, así que ya no volvieron a hacer uso de la violencia. En vez de eso comenzaron a trabajar en una medida que “después de haber intentado todo” no habían intentado antes y que se volvería el verdadero factor de cambio para aquellos indios: el Verbo.

El 16 de febrero fue liberado el prisionero de guerra Absalón Castellanos, luego de un juicio encabezado por un tribunal de zapatistas, siendo “condenado” a vivir “hasta el último de sus días con la pena y la vergüenza de haber recibido el perdón y la bondad de aquellos a quienes tanto tiempo humilló, secuestró, despojó, robó y asesinó“.

Cambiando de tema

Al iniciar marzo el EZLN presentó al gobierno una lista con sus demandas, que se “negociaron” hasta el día 22, cuando el zapatismo dejó de ser noticia. Ese mismo día Manuel Camacho Solis declaró la total renuncia a su evidente aspiración de sustituir a Luis Donaldo Colosio.

Al día siguiente, la tarde del 23 de marzo Luis Donaldo Colosio fue asesinado con un disparo en la cabeza a quemarropa, frente a miles de personas, al terminar una presentación pública en Lomas Taurinas, Tijuana.

El lugar no contaba con las condiciones mínimas de seguridad, pero fue elegido por el equipo de campaña (encabezado por un papanatas Ernesto Zedillo, quien lo reemplazaría en la candidatura y llegaría a presidente) para permitirle “diálogar” con colonos de zonas populares.
Aún no se sabe por qué Raúl Loza Parra, jefe de la Policía Judicial de Baja California, encargó a dos agentes grabar el mitin PRIísta, ni porqué sólo hay un vídeo a pesar de verse tantas cámaras filmando en él.

El equipo de seguridad levantó a Luis Donaldo Colosio y lo llevó a la camioneta en la que había llegado, a pesar de que en el lugar había dos ambulancias. Pronto los alcanzó una tercera y se le cambió de vehículo.
A las 17:20, tan sólo díez minutos después de terminado el mitin, el candidato ingresó al área de Urgencias del  Hospital General de Tijuana donde lo atendieron dos equipos de cirujanos simultáneamente: uno para la herida de calibre 38 a la derecha de la cabeza y otro para un tiro de calibre 22 a la izquierda del abdomen; que acababa de aparecer en el camino. Falleció a las 19:45.

 Tierra Zapatista

Con el tiempo la gente olvidó al EZLN, pero el EZLN no olvidó a su gente y las comunidades se mantuvieron y crecieron por más de dos décadas antes de decidirse a tomar una porción de gobierno.

Mientras permanecía en el olvido mediático, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se establecía y desarrollaba. Creó su propio gobierno, sus propias leyes y sus propias escuelas en zonas que el PRIismo, el PANismo y todas las mafias que se les parecen olvidaron antes.

Tal vez nunca sepamos quién pagó esta guerra, ni con qué fin: Un plan demasiado elaborado como para buscar derrocar a un presidente en año de elecciones.

¿Alguien trataba de desestabilizar a Salinas o Salinas buscaba consolidar su poder?

Los políticos de verdad no buscan ganar la presidencia, sino fundar nuevos Estados.

 

Al EZLN le agradecemos entre otras cosas, propaganda sublime y excelente poesía, pero es difícil imaginar a alguien pagando una guerrilla para eso.

Al final: ¿De qué sirvieron los muertos? ¿De qué sirvió la guerra de los 12 días? ¿Cuál fue el logro del EZLN?

No fue, estemos seguros, para vendernos su café.

¿Algo qué decir?

Sobre el autor

Michelle Padilla Dahl
Michelle Padilla Dahl
Nacida en Ciudad de México. Criada en Baja California Sur.
Tiene una obsesión con el Tiempo, con las langostas y con Édith Piaf.
Habla fluidamente inglés y francés pero le parece más elegante el español.
Reside en la Ciudad de México desde 2014.